Punic Anchors of Pantelleria ~ Stormy Weather?

Not sure why this isn’t getting more attention, even in the Italian press. Rosella Lorenzi’s piece for Discovery News seems to be the only English coverage … some excerpts:

A key episode of the Punic Wars has emerged from the waters near the small Sicilian island of Pantelleria as archaeologists discovered a cluster of more than 30 ancient anchors.

Found at a depth between 160 and 270 feet in Cala Levante, one of the island’s most scenic spots, the anchors date to more than 2,000 years ago.

According to Leonardo Abelli, an archaeologist from the University of Sassari, the anchors are startling evidence of the Romans’ and Carthaginians’ struggle to conquer the Mediterranean during the First Punic War (264 to 241 B.C.).

“They were deliberately abandoned. The Carthaginian ships were hiding from the Romans and could not waste time trying to retrieve heavy anchors at such depths,” Abelli told Discovery News.

[…]

Following the first conquer in 255 B.C., Rome took control of the island with a fleet of over 300 ships.

“The Carthaginian ships that were stationing near Pantelleria had no other choice than hiding near the northern coast and trying to escape. To do so, they cut the anchors free and left them in the sea. They also abandoned part of their cargo to lighten the ships and gain speed,” Abelli said.

Indeed, Abelli’s team found many jars in clusters of 4-10 pieces near the spectacular Punta Tracino, not far from where the anchors were found.

Two years ago, the same team found 3,500 Punic coins about 68 feet down. Dating between 264 and 241 B.C., the bronze coins featured the same iconography, suggesting that the money served for an institutional payment, possibly to sustain anti-Roman troops.

Carried on a Carthaginian ship headed to Sicily, the money was deliberately left on the bottom of the sea, in relatively low waters, with the hope of recovering it later.

“Near the coins we found a large stone anchor with three holes and a tree trunk. We believe they were signaling the point where the treasure was hidden,” Abelli said.

[…]

For some reason last summer, I neglected to post the item on the coin find, which you can read here: Sunken Treasure Found in the Seas Of Sicily (Discovery News), but here’s an excerpt:

[…] Lying at depth of about 68 feet, the coins most likely represent an episode of the Romans and Carthaginians struggle.

Amazingly, all 3,422 coins feature the same iconography.

On one side, they show Kore/Tanit, the ancient goddess of fertility, whom Carthaginians worshipped on the island around 550 BC.

On the other, the coins display the head of a horse, surrounded by symbols such as stars, letters and a caduceus. A staff often surmounted by two wings and entwined with two snakes, the caduceus was the symbol of Hermes, the messenger of the gods in Greek mythology.

“Since all coins feature the same iconography, we believe that the money served for an institutional payment. Indeed, ordinary commercial transactions contain different kind of coins,” archaeologist Leonardo Abelli, director of the excavation, told Discovery News.

According to Abelli, the money, carried on a Carthaginian ship headed to Sicily, was destined to an anti-Roman movement.

But something might have gone wrong during the navigation.

“They decided to hide the treasure on the bottom of the sea, in relatively low waters, in the hope to recover it later. Indeed, near the coins we found a large stone anchor,” Abelli said. […]

Despite the good info above, I find the lack of press coverage on this one somewhat infuriating. As far as I can figure, cutting anchors is not what you if you’re faced when an enemy fleet (I might be wrong there) pops up on the horizon, but rather, when a storm blows in. I can’t help but wonder, therefore, given the apparent dating of all this, whether this might not be evidence of the (in)famous storm in the same area as described in Polybius 1.37 which trashed a major part of the Roman fleet in 255 or so. Here’s an excerpt (from Lacus Curtius … with a bit from 1.36 for context):

In the early summer the Romans, having launched three hundred and fifty ships, sent them off under the command of Marcus Aemilius and Servius Fulvius, who proceeded along the coast of Sicily making for Libya.  Encountering the Carthaginian fleet near the Hermaeum they fell on them and easily routed them, capturing one hundred and fourteen ships with their crews.  Then having taken on board at Aspis the lads who remained in Libya they set sail again for Sicily.  They had crossed the strait in safety and were off the territory of Camarina when they were overtaken by so fierce a storm and so terrible a disaster that it is difficult adequately to describe it owing to its surpassing magnitude.  For of their three hundred and sixty-four ships only eighty were saved; the rest either foundered or were dashed by the waves against the rocks and headlands and broken to pieces, covering the shore with corpses and wreckage.  History tells of no greater catastrophe at sea taking place at one time. The blame must be laid not so much on ill-fortune as on the commanders; for the captains had repeatedly urged them not to sail along the outer coast of Sicily, that turned towards the Libyan sea, as it was very rugged and had few safe anchorages: they also warned them that one of the dangerous astral periods was not over and another just approaching (for it was between the rising of Orion and that of Sirius4 that they undertook the voyage).  The commanders, however, paid no attention to a single word they said, they took the outer course and there they were in the open sea thinking to strike terror into some of the cities they passed by the brilliancy of their recent success and thus win them over. But now, all for the sake of such meagre expectations, they exposed themselves to this great disaster, and were obliged to acknowledge their lack of judgement.

… The Carthaginians, of course, would know how to respond to a sudden storm blowing up in the area (i.e. cut anchors); the Romans were still rookies. That said, we have to admit there’s no way to know with any degree of certainty, but it’s an interesting possibility.

Finding the site of the Battle of Baecula

Tip o’ the pileus to @PunicOctopus on twitter who alerted us (and the world) to this rather important study in Spain … from El Pais:

Año 208 aC. Los ejércitos romano y cartaginés, a las órdenes de Escipión el Africano y Asdrúbal Barca (hermano de Aníbal), están a punto de entablar batalla. Asdrúbal domina un cerro estratégico en el que se ha instalado ante la llegada de su enemigo. Las tropas de Escipión, que han acampado a unos cuatro kilómetros, atacan a los cartagineses: primero con la infantería ligera y luego con el grueso de su ejército, desplegando una maniobra de tenaza para rodear al ejército enemigo. Asdrúbal pierde el combate y huye, llevándose, eso sí, el tesoro y los elefantes. “Es la batalla de Baécula, una de las importantes de la Segunda Guerra Púnica, que enfrenta a las dos potencias del momento por el dominio del Mediterráneo, casi una guerra mundial”, apunta el arqueólogo Arturo Ruiz.

La historia, los detalles de esta batalla, la cuentan los historiadores romanos Polibio y Tito Livio. Pero, ¿dónde se libró exactamente? ¿Qué cerro era ese en el que se defendió Asdrúbal y atacó Escipión? ¿Por dónde avanzó uno y huyó el otro? Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Jaén afirma haber descubierto el lugar del combate y encontrado el rastro de las tropas en sus movimientos sobre el terreno. Los investigadores están leyendo los vestigios directos para entender qué pasó. Lanzas, puntas de flecha y de jabalina, tachuelas de las sandalias, proyectiles de los honderos baleares que lucharon en las filas cartaginesas, broches de los ropajes, espuelas… incluso piquetas de las tiendas de acampada o los agujeros donde clavaron los de Asdrúbal la empalizada de protección, han salido a la luz en los últimos años. En total, estos arqueólogos han recuperado ya más de 6.000 objetos, dos tercios de ellos asociados al acontecimiento del 208 a C. Los ejércitos de las dos potencias, afirman, se enfrentaron en el cerro de Las Albahacas cerca de la actual localidad de Santo Tomé (Jaén), un lugar estratégico de acceso a la cuenca del Guadalquivir desde Cartago Nova (Cartagena) que Escipión había conquistado el año anterior. Asdrúbal estaba a tiro de las minas de cobre y plata de Cástulo. Una región importante para unos y para otros.

Es arqueología de una batalla, de un acontecimiento efímero, algo insólito en la tradición de unas investigaciones que suelen ocuparse de ciudades, templos, tumbas o infraestructuras que perduran durante siglos. “Hasta ahora solo se había excavado así una batalla de la antigüedad, la de Teotoburgo, en Alemania, de romanos contra los germanos, y es muy posterior, del año 9 aC.”, recalca Juan Pedro Bellón, del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica (Universidad de Jaén). “Hay alguna batalla excavada con una metodología similar, pero del siglo XIX, en concreto la de tropas estadounidenses contra indios en Little Big Horn, y algunos campamentos militares, pero nada más”, añade su colega Manuel Molinos. Por ejemplo, las batallas de Aníbal en Italia se sabe que fueron en Tesino, Trebia, Trasimeno y Cannas, pero no en qué sitio exactamente, dice Bellón, ni hay restos arqueológicos de ellas.

Con las detalladas descripciones de los historiadores romanos, los investigadores del Instituto de Jaén se plantearon, hace una década, encontrar los vestigios de la batalla de Baécula. “El general cartaginés recorría entonces los parajes de Cástulo, alrededor de la ciudad de Bécula, no lejos de las minas de plata. Informado de la proximidad de los romanos cambió de lugar su campamento y se procuró seguridad por un río que fluía a sus espaldas”, escribió Polibio. Y Tito Livio: “El ejército de Asdrúbal estaba cerca de la ciudad de Bécula y por la noche Asdrúbal replegó sus tropas a una altura. Por detrás había un río. La altura, que tenía una explanada en la parte más alta, por delante y por los lados ceñía todo su contorno una especie de ribazo abrupto”.

Los arqueólogos emprendieron una labor casi detectivesca para dar con el lugar de los hechos, con la ayuda de los textos clásicos y técnicas topográficas avanzadas, además de la observación directa sobre el terreno. “Schulten, en 1925, situó la batalla de Baécula al sur de Bailén, pero lo descartamos, porque la geografía no se ajustaba a las descripciones de Polibio y Tito Livio”, cuenta Arturo Ruiz, arqueólogo de la Universidad de Jaén que puso en marcha el proyecto de Baécula. También se habían propuesto otras localizaciones. Poco a poco, el equipo fue identificando posibles cerros y haciendo catas arqueológicas con detectores de metales, hasta que en el cerro de Las Albahacas empezaron a aparecer restos acordes con un enfrentamiento entre dos ejércitos. Desde 2006, realizan excavaciones en el lugar y participan en los estudios una veintena de expertos: topógrafos, numismáticos, conocedores de armamento antiguo, especialistas en paleoclima y en análisis químicos.

La investigación, financiada por el Plan Nacional de Investigación Científica, es una labor ardua y extensa. El teatro de operaciones se extiende por 400 hectáreas, aunque las prospecciones más intensas se centran en 20 hectáreas. Los arqueólogos han hecho decenas de transectos (líneas de prospección con los detectores de metales) y centenares de cuadrículas.

En el 209 a C los romanos han tomado Cartagena y, un año después entran en la zona del alto Guadalquivir, dominado por los cartagineses. Aníbal ha estado en ese territorio de importancia estratégica antes de dirigirse a Italia, recuerda Bellón. Y en la península Ibérica permanecen tres ejércitos cartagineses: dos de ellos al mando de los hermanos de Aníbal, Asdrúbal Barca y Magón Barca, y otro al mando de Asdrúbal Giscón. “La batalla de Baécula abre el control de la Bética a Roma y, en adelante, Andalucía será su almacén de aceite, trigo y minas de plata y plomo”, explica Ruiz. “Según una teoría, Escipión entra en Andalucía por Despeñaperros, pero nosotros sostenemos que lo hace por el valle del río Guadiana Menor”, apunta Bellón. Quiere evitar que Asdrúbal llegue a Italia para apoyar a su hermano Aníbal y, a la vez, evitar que se unan los otros dos ejércitos cartagineses.

La historia solo contaba con las fuentes de una de las partes en conflicto, explica Ruiz. “Y los romanos ensalzan a Escipión como gran estratega que planifica el movimiento envolvente de su ejército, que afronta la dificultad y dureza de la batalla de Baécula y que, al final, derrota a Asdrúbal”, comenta Bellón. Pero ahora los arqueólogos intentan leer directamente las pruebas para averiguar qué paso. Apenas aparecen en el cerro armas cortas, lo que indica que el enfrentamiento cuerpo a cuerpo fue limitado. Sin embargo, añade Bellón, hay muchas armas arrojadizas, como lanzas, flechas, proyectiles de los honderos baleáricos y dardos.

“Asdrúbal elige el cerro sabiendo que es un punto defensivo estratégico para defenderse y para preparar la huida”, continúa Bellón. “Los romanos establecen su campamento a unos cuatro kilómetros e, inmediatamente, fuerzan la batalla atacando a los cartagineses. Tienen desventaja teórica sobre el terreno ya que atacan cuesta arriba, pero tienen ventaja numérica”. No está claro cuántos hombres participaron en la batalla. Tito Livio habla de 70.000 (40.000 romanos y 30.000 cartagineses). Puede ser exagerado. Los arqueólogos de Jaén lo dejan en unos 15.000en total.

“Ni Polibio ni Tito Livio son contemporáneos de los hechos, y escriben basándose en la abundante documentación romana, aunque el primero, que nació en 200 a C, se considera una fuente más fidedigna porque escucharía datos de primera mano. De los cartagineses no hay testimonios porque la ciudad de Cartago fue arrasada al final de la Tercera Guerra Púnica, cuando los romanos finalmente se hicieron con el poder absoluto del Mediterráneo”, apunta Molinos.

Después de Baécula, Escipión permanece poco tiempo en el campamento del cerro que ha tomado al enemigo. Asdrúbal huye y llega a Italia, en el 207 a C. Una vez allí, envía dos emisarios a Aníbal, pero los romanos los interceptan y atacan: Asdrúbal muere en la batalla de Metauro.
El rastro de las tachuelas de sandalia

Las sandalias de los romanos, que no de los cartagineses, llevaban unos remaches de hierro en la suela de cuero, para proteger el material frente al deterioro del uso y para mejorar el agarre. Las tachuelas se desprendían. O el calzado quedaba abandonado por alguna causa. Entonces esas piezas, denominadas clavi caligarii, de un centímetro de diámetro aproximadamente y dos o tres milímetros de alto, con una punta curvada para sujetarlas al cuero, quedan sembradas por el campo. Para los expoliadores carecen de valor, así que permanecen en el lugar durante siglos, hasta convertirse en un tesoro para los arqueólogos.

“Hemos encontrado cientos de tachuelas en Baécula y, gracias a ellas hemos podido localizar no solo el campamento romano, su punto de partida, sino también el camino de unos cuatro kilómetros que recorrió el ejército de Escipión para atacar al enemigo en el cerro, así como la zona donde se desplegó y la batalla”, explica el arqueólogo Juan Pedro Bellón. Es una forma de arqueología dinámica importante, e incluso se han hecho estudios para estimar cuántas tachuelas perdería un soldado romano caminando, añade Bellón.

Las tachuelas salen ahora a la luz con los detectores de metales (apoyados con GPS para una localización exacta de cada pieza), y los arqueólogos de Baécula han analizado los resultados del barrido del territorio con ellos identificando las zonas de mayor densidad de tachuelas (campamentos y batalla) y piezas más dispersas en el camino. Cuando los investigadores han comparado la ruta que marca el rastro de las tachuelas con el mejor camino trazado sobre la topografía de la zona han visto que los romanos acertaron.

¿Y de los movimientos de los cartagineses? Puede haber un rastro de sus monedas, sus armas… El plan de investigación ahora es seguir a las tropas de Asdrúbal en la retirada y profundizar el conocimeinto del campo de batalla.

Folks whose Spanish is reasonable will want to visit the project webpage (Tras los pasos de Asdrúbal Barca: de Baecula al Metauro), which includes links to a number of papers spawned by the research. This sort of thing (and the techniques for locating the battefields and camps) is clearly something that can be used elsewhere …

UPDATE (a few minutes later): I note that Adrian Murdoch mentioned this article a few weeks ago (and we Blogosphered it) … still worth repeating though as AM links to a report in English. Why doesn’t this sort of thing get greater coverage in the English press?

This Day in Ancient History: ante diem iv idus quinctilias

Bust of Gaius Julius Caesar in the National Ar...
Image via Wikipedia

ante diem iv idus quinctilias

  • ludi Apollinares (day 7) — games instituted in 212 B.C. after consulting the Sybilline books during a particularly bad stretch in the Punic Wars; four years later they became an annual festival in honour of Apollo
  • 100 B.C. (?) — birth of G. Julius Caesar
  • 67 A.D. — martyrdom of Paulinus of Antioch
  • 1536 — death of Erasmus
  • 1922 — birth of Michael Ventris, who would decipher Linear B

This Day in Ancient History: pridie nonas julias

pridie nonas julias

  • ludi Apollinares (day 1) — games instituted in 212 B.C. after consulting the Sybilline books during a particularly bad stretch in the Punic Wars; four years later they became an annual festival in honour of Apollo
  • late fifth century B.C.? — in the wake of the aborted attack on Rome by Coriolanus, the senate dedicated a Temple of Fortuna Muliebris (and there were associated rites thereafter)